Las personas reaccionan de forma diferente al tiempo y las estaciones. Algunas notan que su psoriasis mejora durante el verano pero rebrota en el invierno.En cambio, el tiempo en verano desencadena brotes en otras personas.

Otoño e invierno

El tiempo más frío del otoño y el invierno suele significar encender la calefacción, lo que puede secar el aire de la casa. Se recomienda:

  • Usar un humidificador para añadir humedad al aire de la casa
  • Bajar la calefacción durante la noche (el aire fresco seca menos)
  • Mantenerse bien hidratado bebiendo mucha agua
  • Aplicarse cremas hidratantes antes de secarse, después de un baño o una ducha, y volver a aplicarla a lo largo del día
  • Usar jabones o geles de ducha hidratantes y darse duchas templadas en lugar de baños muy calientes
  • Estar estresado o coger un resfriado o la gripe puede desencadenar rebrotes. Cuídate durmiendo lo suficiente, llevando una dieta saludable y practicando técnicas de relajación como la respiración, el yoga o la meditación.
  • Usar una crema con factor de protección solar (SPF) mínimo de 15 en las áreas expuestas para protegerse del sol, el viento y el frío.

Primavera y verano

Muchas personas notan que una exposición moderada a la luz solar puede mejorar su psoriasis. Sin embargo, las quemaduras solares pueden dañar la piel. Para disfrutar del sol con seguridad es conveniente:

  • Limitar la exposición solar. Todos podemos quemarnos, pero las personas con una piel clara tienen un riesgo de quemadura aún mayor. No hay que olvidar que la luz solar puede traspasar el vidrio, las nubes, el agua y la ropa ligera.
  • Algunos medicamentos aumentan la sensibilidad a la luz solar.
  • Usar un protector solar. Aplicar una crema solar probada por un dermatólogo con un factor de protección solar (SPF) mínimo de 30. Volver a aplicarla a lo largo del día, especialmente si se ha estado en el agua o se ha sudado.
  • Los agentes químicos de las piscinas o la sal del agua marina pueden irritar o secar la piel. Limitar el tiempo que se pasa en el agua y tomar una ducha en cuanto se salga de ella.
  • Secar y aplicar crema hidratante.
  • Usar ropa amplia, ligera y cómoda que permita que el aire circule y el sudor se evapore. Si tienes psoriasis en los pies, asegúrate de usar zapatos o sandalias cómodos