Artritis psoriásica y vida laboral

La artritis psoriásica es una enfermedad crónica y su avance puede producir discapacidad que afecta a la calidad de vida del paciente. Los dolores asociados a la artritis psoriásica y las deformaciones de las articulaciones pueden hacer que el paciente se enfrente a dificultades añadidas en su vida laboral.

Según una encuesta realizada por la Fundación Nacional de Psoriasis de Estados Unidos, un 92% de los pacientes sin trabajo citaban su enfermedad como único motivo de no estar empleados. Entre los pacientes trabajadores, la mitad de ellos habían faltado al trabajo debido al tratamiento de la artritis psoriásica y la psoriasis e incluso uno de cada tres afirmaba que el absentismo laboral superaba los 10 días al mes.12

Consejos para el día a día en el trabajo

Los síntomas de la artritis psoriásica pueden hacer difícil el día a día en el trabajo. Es normal que el paciente se sienta sobrepasado por la situación. Aquí recogemos algunos consejos útiles para compaginar la enfermedad con el trabajo13:

Hablar de la situación con normalidad

Una buena comunicación siempre es importante. El paciente se puede reunir con su supervisor y explicarle cómo le afecta la artritis psoriásica en el día a día, en la necesidad de acudir al médico con cierta frecuencia y de usar dispositivos que le permitan adaptarse mejor al lugar de trabajo. El objetivo es encontrar maneras de mejorar la adaptación al ritmo y lugar de trabajo en beneficio de la compañía, sus compañeros y el suyo propio. Es importante que otras personas conozcan la enfermedad, porque siempre es mejor buscar el apoyo y la adaptación del equipo que padecer los síntomas en silencio y arriesgarse a sufrir un brote.

Hacer del lugar de trabajo un sitio cómodo

Es posible que estas adaptaciones simplemente supongan que el paciente tenga que levantarse cada poco tiempo para evitar el dolor y entumecimiento de las articulaciones. Si se pasa mucho tiempo sentado, mantener una buena postura ayudará a disminuir la tensión de los músculos. Es recomendable modular la altura de la mesa o de la silla y adaptar la distancia y altura de la pantalla del ordenador para que la parte superior quede a la altura de los ojos.

Se debe pedir ayuda cuando sea necesario levantar objetos pesados o alcanzar objetos que estén a mucha distancia.

Organización

Para una mejor organización, el paciente puede:

  • Intentar que sus citas con el médico sean a primera o última hora del día para evitar ausentarse mucho tiempo del trabajo. Puede hacer coincidir las pruebas y citas en un mismo día si tiene que acudir a varios especialistas.
  • Planificar bien su tratamiento, teniendo siempre a mano la medicación en el lugar de trabajo. Un pastillero puede ser de gran utilidad.

Mantener una actitud positiva

Una actitud positiva a la hora de enfrentarse a la enfermedad puede ayudar a mejorar la situación. Es importante conocer la enfermedad y entender su curso y las alternativas disponibles para mejorar la calidad de vida.

Si el paciente necesita ayuda, debe pedirla. Su reumatólogo es quien mejor le puede aconsejar sobre el manejo de la enfermedad y las alternativas terapéuticas disponibles. Así mismo, en las asociaciones de pacientes siempre se puede encontrar el apoyo de personas que conocen esta situación.

 

12. Armstrong AW, Schupp C, Wu J, Bebo B (2012) Quality of Life and Work Productivity Impairment among Psoriasis Patients: Findings from the National Psoriasis Foundation Survey Data 2003–2011. PLoS ONE 7(12): e52935. doi:10.1371/journal.pone.0052935

13. https://www.psoriasis.org/life-with-psoriatic-arthritis#work