Autoestima e impacto social

Los pacientes con artritis psoriásica y psoriasis experimentan con frecuencia dificultades sociales y psicológicas, debido a la preocupación por la afectación de la piel y la estigmatización que puede haber en la sociedad por la falta de conocimiento sobre estas patologías.

Es posible que los pacientes con artritis psoriásica y psoriasis tengan una peor autoestima que alteren su ritmo de vida normal, reduciendo sus actividades sociales por miedo de mostrar su cuerpo en público.

Hablar abiertamente con las personas cercanas puede ayudar al paciente a mejorar esta situación. Si la enfermedad no está controlada, el médico especialista es quien mejor puede aconsejar sobre el tratamiento más adecuado para cada situación.