Tipos de tratamiento

El objetivo del tratamiento en artritis psoriásica es el control de los síntomas, reduciendo el dolor articular y la inflamación, el control de la afectación de la piel y el retraso o prevención del daño en las articulaciones.6

A día de hoy existen alternativas terapéuticas que están ayudando a muchos pacientes a hacer una vida normal, recuperando la libertad que tenían antes de padecer la enfermedad. Es fundamental que el paciente busque ayuda en su médico y siga las indicaciones que le plantee para controlar su enfermedad.

El tratamiento es distinto para cada paciente en función de la intensidad y extensión de la inflamación.

  • Si la artritis psoriásica es leve, se inicia un tratamiento con medicamentos para controlar la inflamación y el dolor (antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) y corticoides).
  • En artritis psoriásica moderada, se prescriben fármacos modificadores de la enfermedad (FARMEs) que frenan la enfermedad y evitan la progresión del daño articular.
  • En casos de artritis psoriásica más graves, donde la enfermedad sigue sin controlarse, puede utilizarse la terapia biológica.

 

6. Linares, et al. Aprendiendo a convivir con la Artritis Psoriásica. Enero 2016. SER. Disponible en: http://www.ser.es/wp-content/uploads/2016/03/aprendiendo_a_convivir_con_...