Síntomas

Una de las características de la artritis psoriásica es la gran variedad de síntomas y manifestaciones que se pueden presentar, entre los que destacan6:

  • Dolor e inflamación en una o más articulaciones. Es típico que se localice en los dedos de las manos, especialmente en la articulación cercana a la uña. Otras veces afecta a unas pocas articulaciones, especialmente rodillas, pies y muñecas. Esta inflamación suele aparecer de forma lenta, con dolor e hinchazón progresiva de la articulación, lo que dificulta su movimiento.
  • Hinchazón de los dedos de manos y/o pies que les da apariencia de salchicha (dactilitis). En muchos pacientes es característico que se produzca una inflamación muy intensa de uno o varios dedos de los pies o de las manos, como si se hubiera dado un golpe muy fuerte.
  • Dolores difusos por todo el cuerpo. El dolor se manifiesta en los tendones o en las entesis, que son las zonas del tendón que se fijan al hueso. Los tendones y las entesis son muy numerosos y están distribuidos cerca de las articulaciones del cuerpo, aunque los sitios más típicos que causan dolor son los tendones situados en la cara anterior de la rodilla, en el talón y el tendón de Aquiles, en los codos o las muñecas.

  • Dolor de espalda baja o glúteos. Aunque en la mayoría de los pacientes los síntomas predominan en las articulaciones de las extremidades (artritis periférica), en otros pacientes la localización del dolor y de la inflamación destaca en la columna vertebral, las articulaciones entre el esternón y el inicio de las costillas o en unas articulaciones denominadas sacroilíacas que se sitúan en la parte superior de las nalgas.
  • Afectación de la piel. La forma más común es la psoriasis en placas, con manchas secas y escamosas de color plateado o gris formadas por células de la piel muertas y que se van desprendiendo. Pueden aparecer en el cuero cabelludo, detrás de las orejas, en los codos, en las rodillas y/o en el extremo inferior de la espina dorsal.
  • Lesiones en las uñas de los dedos de las manos y/o de los pies, con aparición de pequeños hoyitos en su superficie, aparición de manchas o rotura y desprendimiento de las uñas.
  • Inflamación en otros tejidos: La artritis psoriásica es una enfermedad reumática sistémica, lo que significa que también puede causar inflamación en otros tejidos del cuerpo lejos de las articulaciones y de la piel, como por ejemplo en los ojos, el corazón, los pulmones y los riñones.

 

6. Linares, et al. Aprendiendo a convivir con la Artritis Psoriásica. Enero 2016. SER. Disponible en: http://www.ser.es/wp-content/uploads/2016/03/aprendiendo_a_convivir_con_la_Artritis_Psoriasica.pdf