Preguntas frecuentes

¿Se puede saber si una persona con psoriasis tendrá o no artritis psoriásica?

La artritis psoriásica se presenta en un 10 a 30 % de los pacientes con psoriasis en la piel. Habitualmente aparece años después del inicio de las lesiones cutáneas (75 % de los pacientes) pero puede precederlas (15 %) o ambas pueden aparecer sumultáneamente (10 %).1

¿Se puede tener artritis psoriásica sin tener lesiones en la piel?

En un 70% de los casos, la artritis psoriásica se desarrolla después de la psoriasis. Es posible que la afectación de las articulaciones aparezca antes que las lesiones de la piel, pero esto sucede en menos casos. La presentación simultánea de los síntomas en piel y articulaciones puede darse en un 11 a 15% de los casos.2

En un paciente con psoriasis, ¿cuándo suele aparecer la artritis psoriásica?

La artritis psoriásica aparece de media 10 años después de los primeros síntomas en la piel, pero puede retrasarse hasta 20 años. La mayoría de pacientes con artritis psoriásica presentan psoriasis en placas.2

¿Cómo se trata la artritis psoriásica?

La meta del tratamiento en la artritis psoriásica es reducir el dolor articular y la inflamación, controlar las psoriasis de la piel y retrasar o prevenir el daño en las articulaciones inflamadas y también de la gravedad de las lesiones cutáneas o de la aparición de otras manifestaciones causadas por la enfermedad.3

¿Cómo se diagnostica la artritis psoriásica?

El diagnóstico de la artritis psoriásica comienza con una anamnesis sobre los síntomas y un reconocimiento físico para buscar articulaciones y tendones que puedan estar inflamados, con dolor o limitación al movilizarlas, es especial en algunas localizaciones que son más típicas como las articulaciones de los dedos de manos y de pies. También investigará si existen lesiones típicas de la psoriasis en la piel y en las uñas. Es probable que se soliciten pruebas de imagen, especialmente radiografías y análisis de sangre.3

¿Qué sucede a lo largo del tiempo?

Con el tiempo, la inflamación originada por la artritis psoriásica puede dañar las articulaciones de forma permanente. La artritis psoriásica afecta a un tejido de las articulaciones que se denomina membrana sinovial. Normalmente, la membrana sinovial actúa como amortiguador de los huesos de las articulaciones durante el movimiento. En la artritis psoriásica, esta membrana se inflama y aumenta de tamaño de forma anormal, pudiendo invadir y destruir los tejidos adyacentes, como el cartílago y el hueso. Este proceso, denominado erosión, puede producir deformidades considerables con el paso del tiempo. Además, las radiografías han revelado daño articular incluso en pacientes diagnosticados de psoriasis que todavía no habían experimentado ningún síntoma articular.4

 

Bibliografía:

 

1. Artritis psoriásica. Grupo de Trabajo de Psoriasis de la AEDV (GPs). Disponible en: https://aedv.es/wp-content/uploads/2016/07/Artritis-psoria%CC%81sica.pdf. Acceso: mayo 2020.
2. Mease, et al. Diagnosis and treatment of psoriatic asthritis. L Am Acad Dermatol 2005; 52 (1) 1-19
3. Linares L.F, et al. Aprendiendo a convivir con la Artritis Psoriásica. Enero 2016. Sociedad Española de Reumatología. Disponible en: https://inforeuma.com/wp-content/uploads/2016/03/aprendiendo_a_convivir_con_la_Artritis_Psoriasica.pdf. Acceso: mayo 2020.
4. Asociación para la investigación en reumatología de la marina baixa. Guía de la artritis psoriásica. Disponible en: https://airemb.es/guia-de-la-artritis-psoriasica/. Acceso: mayo 2020.

EM-30193 mayo 2020